Logo Wonderful Tenerife
Imagen de Cabecera

Avistamiento de cetáceos

Tenerife se encuentra en una posición geográfica muy favorable no solo para la biodiversidad terrestre, sino también para el desarrollo de la vida marina: los vientos alisios traen corrientes oceánicas que aportan nutrientes a toda la cadena trófica y mantienen estas aguas entre los 17 y los 25ºC. Además, entre las islas se alcanzan grandes profundidades.
En el caso concreto del estrecho canal que separa Tenerife y La Gomera, se superan los mil metros. Este escenario es muy adecuado para el desarrollo de una rica comunidad de cetáceos. De hecho, la más importante de todo el Atlántico Norte: 30 de las 87 especies conocidas a nivel mundial viven o pasan por aquí durante sus migraciones. Muchos son populares a causa de su presencia en zoológicos, pero esta experiencia no es siquiera comparable a la oportunidad de verlos en libertad. Con este fin, decenas de embarcaciones recreativas se concentran cada día en las aguas próximas a los Acantilados de Los Gigantes.
En esta zona, las especies que se observan con mayor frecuencia son el delfín mular y el calderón tropical. Ambos pertenecen al grupo de los odontocetos, es decir, son cetáceos con dientes, que se distinguen entre otras cosas por ser altamente sociales y estar equipados con un avanzado sistema para comunicarse y sondear el océano: la ecolocalización.

Delfín mular (Tursiops truncatus)

Entre las diversas especies de delfines que habitan estas aguas, el delfín mular de hocico corto es la más frecuente. Se distingue por el color gris oscuro relativamente uniforme en el dorso y su vientre blanco o rosado. Su talla cambia según viva en aguas profundas o cerca de la costa, pero habitualmente supera los 2,5 metros de longitud. Es una especie de regiones tropicales y templadas de todo el planeta, donde forma grupos reducidos coordinados para acorralar a sus presas,
habitualmente bancos de peces pequeños, crustáceos o cefalópodos.

Calderón tropical (Globicephala macrorhynchus)

Aunque también se la conoce como ballena piloto de aleta corta, esta especie es en realidad uno de los miembros más grandes de la familia de los delfines. Puede superar los 5 metros de longitud y los 3000 kg de peso. Se caracteriza también por su aleta dorsal ancha en la base y curvada hacia atrás, su color oscuro –casi negro– y su cabeza abombada. El calderón tropical se encuentra ampliamente distribuido por todos los océanos del mundo. La población que vive al suroeste de Tenerife es singular por su insólita fidelidad a un área tan reducida, circunstancia que ha permitido estudios detallados. Al igual que los delfines, tienden a cazar en grupo,
aunque en este caso prefieren los calamares antes que cualquier otra presa. Para ello, puede llegar a sumergirse más de mil metros.

¿Ballenas o delfines?

De forma coloquial se habla de ballenas cuando la especie mide más de 4 metros de longitud, dejando a los que miden menos en la categoría de delfines, lo que científicamente no es correcto. El orden de los cetáceos se divide en dos grupos: cetáceos con dientes (odontocetos) y cetáceos con barbas o ballenas (misticetos).
El primero de los grupos, odontocetos, incluye a muchas familias: delfines, zifios, cachalotes... que tienen en común la presencia de dientes en sus bocas, que utilizan para capturar a sus presas, a las que luego se tragan sin masticarlas.
Con  el  término  misticeto,  nos  estamos  refiriendo  a  lo  que  conocemos como grandes ballenas, que en vez de dientes poseen unas placas córneas que cuelgan de la mandíbula superior, lo que les permite filtrar el agua marina para capturar su  alimento, el krill o pequeños peces.

+info en Descargas

Valoración:
Votos(s): 3. Resultado: 5
Observación de cetáceos
Observación de cetáceos